Plataforma elearning

Las ventajas del reconocimiento facial biométrico en plataformas elearning

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Las plataformas elearning o LMS son aplicaciones web que permiten a los usuarios completar sus procesos formativos e-learning. También aportan a los gestores de las acciones formativas la capacidad de controlar y gestionar los resultados. 

Todos, en mayor o menor medida, hemos realizado algún curso elearning en los últimos meses, probablemente lo hayamos hecho en formato vídeo, usando el microlearning. El uso de vídeos de corta duración desde dispositivos móviles para ofrecer formación de manera efectiva, es la tendencia formativa que más ha crecido en los últimos 12 meses, y la que más va a crecer a medida que se expanda el uso de la tecnología 5G.

Las plataformas LMS han permitido a empresas y organizaciones ofrecer soluciones formativas completas, en las que no solo permiten al usuario el acceso al curso, sino que además realizan un control de evaluaciones, certificaciones y diplomas. También existe la posibilidad de conectar a los usuarios con los ERPS internos para gestionar la formación continua de los empleados teniendo en cuenta su plan de carrera. De la misma manera, en instituciones formativas estas soluciones permiten gestionar y acreditar las titulaciones, oficiales o no, que se obtienen al completar las acciones.

Una de las grandes limitaciones de las plataformas elearning, soportadas por la tecnología existente en cada momento, ha sido la forma de poder certificar tres datos:

  • Los usuarios que acceden a la formación son los alumnos registrados y no otros.
  • Las evaluaciones y exámenes que se realizan desde las plataformas son realizados por los usuarios registrados.
  • Las evaluaciones y exámenes completados se hacen de forma controlada. Para que nos entendamos, “que no se copie en el examen”.

En la mayoría de las plataformas elearning esto no se ha resuelto todavía, se siguen empleando soluciones “de toda la vida” como:

  • Hacer un examen presencial.
  • Controlar a los usuarios mediante evaluación continua con tutores.
  • Dar por hecho que las persona que acceden son las que dicen ser.

Estas limitaciones podrían desaparecer con la implantación de la tecnología de reconocimiento biométrico. En los últimos meses ha experimentado una evolución espectacular y es muy sencilla de integrar en aplicaciones comerciales como una funcionalidad destacada más..

El reconocimiento facial biométrico permite identificar de manera inequívoca a las personas, sin necesidad de almacenar fotografías ni vídeos. Simplemente es necesaria la identificación de algunos parámetros que identifican a cada persona, como la distancia entre puntos de zonas de la cara…

De la misma forma que nuestras huellas digitales nos identifican, estos parámetros también lo hacen. La biometría no es exclusiva del área facial, sino que se puede aplicar a otras zonas del cuerpo. Sin embargo, en la mayoría de los casos se utiliza la cara para la identificación ya que resulta más fácil captar y medir zonas faciales, que hacerlo de otras zonas del cuerpo. Más aún, si estamos delante de un ordenador o un móvil con cámara. Este tipo de identificación ya se utiliza en sectores como la biometría, la seguridad de la información, el cumplimiento de la ley o las tarjetas inteligentes. 

El reconocimiento facial se utiliza en sectores como la biometría.

Diferentes desarrolladores están trabajando la evolución de esta tecnología, combinando algoritmos propios, inteligencia artificial y especificaciones propias. Amazon, Google o Microsoft son algunas de las empresas que han apostado por el reconocimiento facial, integrándolo ya en sus programas y aplicaciones, y ofreciendo soluciones con esta tecnología integrada.

Todo esto ya ha llegado al sector de los Recursos Humanos y la formación. En concreto, a las plataformas elearning. De momento, no todas las plataformas lo integran, pero se espera que en los próximos meses el control biométrico sea una funcionalidad destacada.

Existen otras soluciones tecnológicas como la firma digital, pero el reconocimiento facial ofrece una solución mucho más ágil de uso, siendo muy interesante también su utilización en el mundo de la educación. 

¿Para que puedes usar el reconocimiento facial biométrico en una plataforma elearning?

Sin duda, el control biométrico cuenta con un abanico de posibilidades aún por explorar. Hay muchas formas de integrar sus ventajas en una plataforma elearning. 

A continuación, te exponemos 5 usos actuales en los que la tecnología de reconocimiento facial está siendo utilizada de forma generalizada:

1. Certificación en los accesos de usuarios

2. Facilitar el acceso a la plataforma evitando recordar la clave

3. Certificación acceso a exámenes

4. Garantizar la seguridad de acceso a contenido sensible

5. Garantizar la adquisición de conocimientos

1. Certificación en los accesos de los usuarios

El reconocimiento facial permite que el acceso a tu plataforma elearning se haga de forma segura, de manera que nadie pueda acceder con las claves de un tercero. Disponer del usuario y clave de otra persona ya no será suficiente si el sistema evalúa en el punto de acceso los datos biométricos y los compara con los del usuario registrado.

Esta funcionalidad permite certificar de forma efectiva la identidad en los accesos, evitando muchos de los fraudes que se pueden registrar cuando no se tiene control real de la identidad.

Si tu plataforma no contempla esto, es probable que debas pedírselo en breve, eso sí, su uso debe ser opcional, configurable y controlado. Para garantizar, así, la confidencialidad y  el correcto uso de los datos registrados.

2. Facilitar el acceso a la plataforma evitando recordar la clave

Además de certificar la identidad en los accesos, el uso del reconocimiento facial supone una importante mejora a la hora de simplificar el acceso a las aplicaciones. En muchas ocasiones, recordar el usuario o la contraseña es una barrera insalvable para acceder a tu aplicación. Si no te queda más remedio, buscarás cómo reestablecerla, aunque en ocasiones es un peregrinaje muy desesperante. Además si tienes dificultades en el acceso y no estás muy motivado el problema se multiplica. El usuario tiene ‘la disculpa perfecta’ para no acceder a su formación. La incidencia más habitual y común en un proceso formativo, que acumula hasta el 50% de los mails y las llamadas es la pérdida de claves. El reconocimiento facial solventa de forma muy adecuada este asunto, mejorando en gran medida la experiencia de los usuarios, algo fundamental para mantenerles motivados y que completen sus progresos.

3. Certificación acceso a exámenes

Una de las grandes limitaciones de las plataformas ha sido siempre poder realizar exámenes y certificar sus resultados. 

En cualquier formación presencial que requiera una prueba final esto es algo que no plantea ningún problema, pero si el proceso formativo se realiza a distancia este asunto es un gran inconveniente

En muchas ocasiones, en formación elearning se requiere una prueba final para emitir un certificado. Este examen, es frecuente que se realize de manera presencial. Esta modalidad garantiza la identidad del alumno, pero es un inconveniente, ya que si se ha optado por la opción e-learning es, entre otras cosas, para evitar desplazamientos. Además, si la distancia es muy grande, esto puede ser una gran desventaja.

Siendo más creativos, en algunos proyectos elearning se ha optado por la videoconferencia o el uso de la cámara para ‘vigilar’ y controlar exámenes a distancia, es el caso de algún modelo de certificaciones en áreas tecnológicas.

Para poder ofrecer garantías en la realización de un examen, en las mismas condiciones que una prueba presencial, es necesario:

  • Certificar la identidad del alumno
  • Evitar que se copie durante la prueba

Hoy en día la tecnología biométrica, ofrece soluciones idóneas para resolver ambos aspectos, ¿Cómo?

  • Mediante el uso de reconocimiento facial biométrico dentro de tu plataforma e-learning es posible:
      • Registrar al alumno e identificarle de forma inequívoca.
      • Identificar el acceso y asociarle a un usuario.
  • Evitar que una vez se realice el acceso el usuario cambie.
  • De la misma manera, a la hora de realizar la prueba o examen, podemos monitorizar, mediante capturas aleatorias a través de la cámara web, la identidad de la persona, de manera que si los parámetros obtenidos no son los registrados para esa personas podemos optar por parar la prueba, enviar una incidencia al administrador, tomar una captura con la imagen del alumno…

4. Garantizar la seguridad de acceso a contenido sensible

Una vez hemos registrados los datos biométricos, no solo podemos facilitar el acceso al sistema sin necesidad de claves, sino que podemos saber su identidad.  Podemos comprobar, por ejemplo, que el usuario que está realizando la formación, viendo un vídeo, descargando un pdf o realizando un examen, es el mismo que accedió. Simplemente, con la captura aleatoria de datos a través de la cámara web, y su comparación con los datos del perfil del usuario registrado, podemos certificar la identidad de manera inequívoca.

Esta funcionalidad nos permite aumentar la seguridad en el acceso a recursos especialmente sensibles (vídeos corporativos, de producto, de metodología… o descarga de material (pdfs) con información restringida (datos financieros, estratégicos…).

El acceso a este material va a requerir una doble comprobación:

  1. Acceso al sistema (plataforma) con claves de usuario o reconocimiento facial
  2. Validación de la identidad del usuario en tiempo real, en el momento en que intenta acceder al recurso (ver el video, descargar el pdf…)

Podemos, de forma sencilla, garantizar el acceso seguro a elementos sensibles, de manera mucho más eficaz que con un simple cifrado en el acceso a los mismos.

5. Garantizar la adquisición efectiva de conocimientos

Por último, una de las últimas aplicaciones del reconocimiento facial biométrico en el área de la formación, y que ya está siendo, poco a poco, puesta en práctica, es el seguimiento continuo de la respuesta del usuario frente a los recursos formativos. 

Completar un curso elearning supone en la mayoría de las ocasiones superar 2 cuestiones:

  1. Realizar un visionado del contenido
  2. Completar las evaluaciones conforme a los requisitos

Podemos decir que el alumno ha superado el curso cuando completa de forma satisfactoria su evaluación, siempre y cuando podamos validar, de una u otra forma, su identidad. 

Ahora bien, ¿Cómo puedes garantizar que el alumno no se ha limitado a avanzar por el curso, darle al play, o dejar abierto el sistema mientras se dedica a otra cosa, o simplemente, se va…?

Mediante reconocimiento facial biométrico podemos resolver gran parte de estas cuestiones para garantizar un adecuado progreso en la adquisición de los conocimientos, porque:

  • Podemos monitorizar la ‘no presencia’ y tomar medidas correctivas como parar el avance, no dar por apta la visualización, enviar mensajes al usuario…
  • Podemos medir el ‘status’ de alumno, evaluando su nivel de atención, cansancio… Recomendándole acciones correctivas encaminadas a un mejor desarrollo de la actividad formativa para garantizar una adecuada atención del usuario
  • Podemos evitar el avance no deseado del visionado cuando el alumno no está presente, evitando avances no reales

Con todo ello, si aplicamos bien los recursos que están a nuestra disposición podemos garantizar el progreso del alumno de forma mucho más efectiva que, incluso, en cualquier formación presencial. Garantizamos que:

  • El contenido de los cursos los completa cada alumno registrado evitando fraudes de acceso e identidad.
  • Solo se pueden completar los cursos cuando se han visionado de forma efectiva por el alumno, con un grado de atención mínimo

Evidentemente el uso de esta tecnología en las plataformas e-learning debe usarse de forma controlada, con información al usuario y aprobación expresa por su parte. Evitando, así, la captura y almacenamiento de imágenes y vídeos, y garantizando el correcto uso de los datos, limitados al ámbito del proyecto. El uso de estos sistemas debe ser opcional y configurable, desde el cuadro de mandos del administrador y debe poder permitir adaptar el uso de estos sistemas a las necesidades de cada proyecto de forma sencilla y efectiva.

En la actualidad esta tecnología está siendo integrada en muchas soluciones de RRHH, y en concreto en plataformas elearning y microlearning, en FIT Learning hemos desarrollado nuestra propia solución que incluye el módulo FaceId de reconocimiento facial. 

Write A Comment